Realidad supera la ficción: ella sufría de amnesia y su novio la volvió a conquistar cada día

Amor

Sufrió de amnesia y el novio la vuelve a conquistar. Existen historias afines de Hollywood, que se han hecho conocidas como cincuenta First Date con Adam Sandler y Drew Barrymore, donde la chica padece un accidente automovilístico y no puede rememorar todo cuanto pasa tras el accidente. Así que hace hasta lo imposible a fin de que se enamore de él.

Bueno, puesto que esa historia resulta ser más emocionante incluso, puesto que si no tiene tantos detalles como la película, cuando menos sí es una cosa que sucedió, y el final es buenísimo. Además de esto, de qué manera no iba a intentar recobrarla, si está muy guapa.

Sufrió de amnesia y el novio la vuelve a conquistar

Sufrió de amnesia y el novio la vuelve a conquistar

Jessica Sharman, es una joven británica de veinte años que debió enamorarse un par de veces de su novio tras perder la memoria por un ataque de epilepsia. No podía recordar a su familia, novio o bien aun reconocerse en fotografías.

Con lo que a él le ha tomado más que una carta de amor o bien un ramo de flores para ganar el corazón de Jessica.

Su memoria todavía no ha regresado totalmente, y Jessica, de veinte años, ha debido regresar a conocer gradualmente a sus padres y a Rich, su novio de veinticinco años, desde cero.

Ella afirmó haber odiado a su novio al comienzo y aceptó sentirse atemorizada con Rich.

Jessica y Rich habían pasado 7 meses de noviazgo hasta el momento en que el horrible acontecimiento ocurrió.

La pareja se hallaba en el tren que los transportaba desde Tunbridge Wells, en Kent, R. Unido, donde trabajaban juntos; hasta Londres, cuando la joven padeció una serie de conmociones.

Ella dijo:

“Estaba horrorizada. No tenía ni la más mínima idea de quién era”.

Jessica aun olvidó su nombre, pero ahora está recobrando su vida y ha empezado a trabajar en un centro de atención telefónica.

“Todo el planeta era extraño para mí. Ni tan siquiera sabía mi nombre. Recuerdo que abordé el tren ese día de marzo, pero eso es todo. Me han dicho que mi cuerpo se cayó. Estábamos en la ciudad de Londres y Rich fue capaz de sostenerme hasta el momento en que llegamos a la estación, entonces me acompañó a mi oficina y llamó a mis padres mientras que me cuidaba.

“Recuerdo haber visto a una mujer corriendo hacia mí, pero no tenía ni la más remota idea de quién era. Me abrazaba y me preguntaba si estaba bien, sencillamente la miré fijamente. Seguía diciendo que era mi madre”.

Rich fue muy paciente y dulce tras la convulsión, y la mamá de Jessica procuró mostrarle sus fotografías en un intento por ayudarle a recobrar su memoria. Jessica, que vive con sus padres, dijo:

“Mi mamá me mostró fotografías de nosotros para procurar trotar mi memoria. Pero no solo no reconocí a mis padres en las fotografías. . . No tenía idea de qué manera era. Hallé un espejo y miré mi reflejo, pero era tal y como si estuviese mirando a un extraño. Mi mamá me puso una mano en la rodilla, pero la empujé, me sentí extraña siendo tocada por una extraña.”

Cuando llegaron a casa, Jessica no la reconoció pese a que su madre le dio un recorrido. Sus padres hablaron con Rich a fin de que fuera, seguía sin reconocerlo, y cuando los dejaron solos, se hallaba incómoda y atemorizada.

Al día después, los padres de Jessica la llevaron al Centro de salud Nacional de Medicina neurológica y Neurocirugía de la ciudad de Londres.

Estuvo internada a lo largo de una semana y fue diagnosticada con amnesia debido a la epilepsia.

Cuando fue dada de alta, su pareja se planteó recobrar el amor de su novia, si bien en un comienzo se negaba por obvias razones, puesto que seguía siendo un extraño.

“Recuerdo que cuando estábamos solos lo detestaba, pues actuaba tal y como si estuviésemos enamorados”.

El muchacho empezó a llevarla a caminar por los parques y los sitios a los que acostumbraban a ir antes que la joven padeciera el ataque.

“No recuerdo la primera vez que me enamoré de Rich, pero sí la segunda”, confiesa Jessica, y reconoce el apoyo brindado por su chica a lo largo del difícil proceso de la pérdida de su memoria.

Y así es como esta historia acaba con un final feliz y una lección para nosotros los hombres: debemos querer a nuestra pareja en las buenas y en las malas.

Esperemos las mujeres olvidasen solo aquellos malos instantes que les hemos hecho pasar. ¿O bien no?

Compartir


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Comentarios