Un niño de 10 años descubre por accidente el cráneo de un Stegomastodon de más de 1 millón de años

Animales

Un niño descubre un fósil de más de 1.2 millones de años. En el desierto de Nuevo México un pequeño de diez años descubrió un esqueleto de la familia de los Stegomastodon, antepasados de los elefantes, con una edad de doce millones de años.

Esto sucedió cuando Jude Sparks (el pequeño arqueólogo) y su familia estaban en una excursión por el desierto de Las Cruces, el pasado noviembre.

Un niño descubre un fósol de más de 1.2 millones de años

Un niño descubre un fósil de más de 1.2 millones de años

Absolutamente nadie aguardaba que lo que comenzó siendo un viaje familiar terminara transformándose en una aventura en la historia, puesto que por un resbalón, Jude se halló con unos colmillos ancestrales de Stegomastodon y con ellos el descubrimiento de todo el cráneo.

En un comienzo, el pequeño no sabía que había descubierto algo fundamental, Jude comenta que desde el instante en que lo halló se percató de que era algo que no se ve todos los días.

Jude charló con UNILAD:

Jugaba a ocultarme de mis hermanos, en el momento en que me tropecé con parte de un colmillo, Mi cara aterrizó en el fondo de una quijada y miré arriba para hallar otro colmillo. No sabía lo que era, solo que eso no era algo frecuente.

Hunter, el hermano mayor de Jude, creyó que era el cráneo y los cuernos de una enorme vaca gorda, al tiempo que los papás creyeron que eran los restos de un elefante y tomaron una fotografía, para estudiarla más tarde en casa.

Cuando volvimos a casa, tratamos de investigar. No parecía ser un elefante, con lo que supusimos que quizá era otra cosa. -Afirmó Michelle Sparks, madre del menor.

Al percatarse de que tal vez se trataba de algo más esencial, decidieron mandar la fotografía al maestro Peter Houde, de la Universidad del Estado de Nuevo México, especialista en estos temas.

Houde comenta que recibe muchos mensajes de posibles descubrimientos arqueológicos, pero que la mayor parte de ellos no resulta ser algo de relevancia. No obstante, este caso era diferente, puesto que el descubrimiento del pequeño Jude no se trataba de una vaca o bien un elefante, sino más bien de algo mucho mayor y más viejo, con un valor histórico y arqueológico importante:

Fue impresionantemente apasionante pues los fósiles en estas condiciones son bastante extraños. Sabía de su existencia aquí pero extrañamente puedes hallarlos. Con lo que estábamos muy conmovidos, si bien no sabíamos qué tanto del fósil estaba ahí.

El doctor Houde y su equipo de trabajo pudieron extraer el gran cráneo en el mes de mayo pasado. Ahora trabajan en la manera de poner esta valiosa pieza arqueológica al alcance de todo el público.

Mientras, Jude se muestra muy feliz por su descubrimiento, puesto que desde hace años tenía cierto interés en los dinosaurios y la arqueología. ¡Quién lo afirmaría! Un tropezón acabó por consolidar su vocación.

Compartir

Comentarios