Veterano con demencia cree que volverá a Vietnam; un teniente lo visita para ‘liberarlo de su deber’

Curiosidades

Veterano de guerra piensa que volverá a Vietnam y sufre. Un veterano de Vietnam comenzó a padecer alucinaciones derivadas de la demencia senil que lo aqueja, en ellas revivía su partida a la guerra lo que lo ponía en un estado de sofocación horrible.

Lawrence Silk, es el nombre de este veterano, quien estuvo en el ejército de E.U. de 1954 a 1974, sirvió como ingeniero en la fuerza aérea.

Veterano de guerra piensa que volverá a Vietnam y sufre

Veterano de guerra piensa que volverá a Vietnam y sufre

El veterano tiene 84 años, y es nativo americano (mitad Chippewa y mitad Sioux), pero conforme fue cumpliendo más años, la demencia lo atacó con mayor agudeza, hasta el momento en que fue inútil de cuidarse a sí mismo.

Además de esto, hace un par de años se cayó y se fracturó la cadera, con lo que el gobierno decidió darle asistencia, en tanto que su familia no podía cuidarlo, y además de esto, Lawrence ya no los reconocía y no confiaba en ellos.

Lawrence vive en un hogar de reposo, donde recibe la visita de un miembro del ejército, que observa que todo vaya bien; además de esto, su hija menor Julia y su esposo Kenny asisten para dejarle su comida preferida, pero no entran a verlo, puesto que se pone ansioso…

Kenny, comentó en entrevista con Unilad:

Hace unas 6 semanas, su memoria y sus conversaciones sobre su pasado se volvieron muy errantes. Ciertos recuerdos eran absurdos y ciertos estaban tan claros tal y como si fuesen el día de ayer. Pero por medio de los avatares, la única cosa a la que se ha aferrado es que le preocupa que la Fuerza Aérea lo mande de regreso a Vietnam. Habla de forma frecuente y con gran detalle sobre los hombres con los que servía y piensa que habló con ellos el día de ayer. Él es uno de los hombres más duros que he conocido y ninguno de nosotros lo ha visto llorar, pero llora cuando recuerda su deber de volver.

El miércoles pasado, tras una visita con él, mi esposa llegó a casa y se descompuso, pues pese a nuestros mejores sacrificios no pudimos persuadirlo de que estaba retirado y que no precisaba regresar. Le propuse a mi esposa la posibilidad de lograr que un oficial militar viniese, uniformado, y esencialmente lo relevara de su responsabilidad.

Y de esta manera lo hicieron: contactaron a un veterano de su viejo escuadrón, quien se puso el uniforme y le notificó a Lawrence que estába “relevado de sus deberes”, o sea, “no debería ir a Vietnam”.

Kenny siguió con el relato:

Mi esposa afirmó que sonaba como una gran idea y me solicitó que le ayudase a buscar a alguien. En 5 minutos escribí un parágrafo corto y lo compartí en Fb, en un conjunto cerrado de la comunidad, acá en nuestra urbe natal de Vancouver, Washington.

En pocas horas recibí más de cien ofertas de reclutas y oficiales activos y retirados, como voluntarios para asistir. Por la mañana siguiente habíamos arreglado que un teniente coronel retirado viniese a visitarlo al día después. Afortunadamente, el teniente coronel se había retirado del mismo escuadrón de ingeniería civil en el que mi suegro sirvió en Vietnam.

El oficial retirado le explicó a Lawrence que estuvo en su escuadrón, aparte de ir uniformado y mostrarle su insignia como ingeniero, le llevó un documento que señalaba su fecha de jubilación, lo que calmó al veterano.

El encuentro fue agradable, y parece que surtió efecto, puesto que ahora el ingeniero militar está en calma, después de saber que no deberá regresar a la guerra de Vietnam…

Kenny señaló:

Hemos publicado esta historia en las redes sociales, con la esperanza de que sea edificante para las familias en situaciones afines, y lo puse en la página de un veterano en Reddit, peo no teníamos ni la más remota idea de que sería algo tan grande. Lo que deseamos trasmitir a la gente, si están interesados en esta historia, es lo singular que es la fraternidad entre los veteranos. Que un completo extraño vino a nosotros cuando más lo precisábamos y dio compasión, esperanza, honor y dignidad a mi suegro.

En lo que se refiere a la demencia, no podríamos comenzar a dar consejos a la gente en nuestra situación. Solo recuerden tratar a sus seres queridos de la forma en que desearían ser tratados.

Ahora Lawrence está mejor, y evidentemente, su familia asimismo. Por suerte su compañero del ejército consiguió actuar en el instante preciso y darle la paz que el veterano precisaba.

La demencia senil y enfermedades como el Alzheimer no son nada fáciles, se precisa de mucha paciencia y fuerza de parte de la familia.

Compartir

Comentarios