Viajero del tiempo dice venir del año 5,000 y trae una evidencia: esta fotografía

Curiosidades

Viajero en el tiempo va y viene a Los Ángeles del año 5,000. Tal semeja que el futuro no es un sitio muy prometedor, son cada vez más los inmigrantes que deciden mudar de vivienda a nuestra temporada. Esta vez, un viajante del año cinco con cero llegó a E.U., mas sí trae patentiza de que procede del futuro.

Edward es el nombre del viajante del tiempo y asegura haber sido una parte de un experimento en dos mil cuatro, cuando trabajaba como técnico en un laboratorio. Apunta que el laboratorio era secreto, creado por el gobierno y que se dedicaba a desarrollar aparatos tecnológicos de avanzada.

Viajero en el tiempo va y viene a Los Ángeles del año 5,000

Viajero en el tiempo va y viene a Los Ángeles del año 5,000

Procedente de Armenia, afirma que estaba presto a admitir cualquier empleo, con lo que comenzó a trabajar en el laboratorio por poquísimo sueldo. Asegura que es buenísimo para hacer amistades con sus compañeros, con lo que le fue muy simple hacerse amigo de ciertos científicos en el laboratorio.

James, uno de los científicos más esenciales, se volvió su amigo. Un día, cuando no había absolutamente nadie en el laboratorio, vio a James salir sospechosamente con un enorme aparato que se llevó a casa; James se percató de que lo había visto. Al día después James le solicitó que guardase el secreto y le explicó que estaba edificando una máquina y le solicitó ser su asistente.

“Me afirmó que había construido su casa para hacer ensayos y que absolutamente nadie sabía nada al respecto”, narra.”Luego vi una máquina que parecía un proyecto futurístico con una silla de metal con muchos conectores. Él me explicó que había construido esto con sacrificios titánicos”.

“Finalmente me explicó que era una máquina del tiempo y después me mostró un generador electrónico, que había llevado del laboratorio una noche ya antes. Le pregunté exactamente en qué le podía ayudar y me afirmó que deseaba que fuera su rata de laboratorio a fin de que hiciese un viaje en el tiempo”.

“Le afirmé que no y quedé en shock, pero me afirmó que después de mi viaje me ayudaria con la ciudadanía y entonces sería ciudadano estadounidense. Por último admití y me llevó por año 5 mil. Era increíble. Aparecí en una plataforma de madera, y eso era una parte de la urbe. Era Los Ángeles, pero estaba bajo el agua”.

La gente vivía bajo el agua. En esa enorme plataforma de madera, se le apareció un hombre. Le preguntó de donde venía y le solicitó que lo acompañase. Entraron a una casa de madera y dentro estaba el líder, que se llamaba Zach. Él le explicó la razón de la situación postapocalíptica. Todo había sido por el calentamiento global.

Conforme Zach, cuando se anegó todo gracias a que subió el nivel de mar, el crimen se disparó y la gente peleaba hasta por un pedazo de pan. La gente se mataba por un tanto de agua limpia. La civilización se detuvo. Entonces, en su viaje, Andrew tomó una fotografía de la ciudad de Los Ángeles bajo el agua, con una cámara que le dio James. El mayor inconveniente en el futuro era la carencia de agua pura y de comida.

Andrew asimismo descubrió que si bien los humanos van a tener un nivel de vida malísimo, son prácticamente inmortales. Conforme esto, los humanos pudieron desarrollar la tecnología para hacerlos inmortales. Zach había nacido el año 4.002 con lo que en un par de años cumpliría 1.000 años y tendría 1.000 velitas en su pastel.

Cuando le preguntó a Zach porqué los gobiernos dejaron que sucediese eso, le respondió que en 4028, los líderes de la Tierra se preguntaron si era buena idea proseguir invirtiendo en el bienestar de la humanidad. Con lo que se fueron a otra galaxia. La población de 45 mil millones de personas fue descuidada en la Tierra, a un sufrimiento eterno. “Luego se me nubló la vista y desfallecí, y desperté en el cuarto de James”, afirma.

Semanas después, retornó a Armenia pues deseaba distanciarse de todo cuanto le recordase la máquina del tiempo. Esta es la entrevista:

Compartir

Comentarios