in ,

Youtuber se graba por dos horas sin hacer nada y tiene 2.3 millones de vistas

Mientras que el sueño de grande de muchos de nosotros era ser astronautas, ingenieros, médicos, futbolistas, etc., pareciera que los estándares profesionales de las nuevas generaciones han bajado un tanto, puesto que la mayor parte de los jóvenes hoy día aspiran a ser videobloggers o bien influencers, y no los culpamos: la realidad es que son “carreras” que se aprovecharon de las redes sociales y hacen buen dinero de ellas.

Pero, bueno, si ya escogiste ser “creador de contenido” en alguna red social, mínimo le pones empeño a tus vídeos, ¿no? No sé, hay de todo en YouTube, vemos tutoriales, desafíos, reportajes, ensayos sociales, series… Bueno, un sinfín de contenido que no está tan tirado a la basura.

No obstante, mientras que unos se comen la cabeza pensando cuál será su siguiente tema de vídeo y si va a ser suficientemente bueno para hacerse viral, un joven de 21 años de edad grabó un vídeo de 2 horas de él haciendo nada. Literal, en el vídeo aparece el joven de nombre Muhammad Didit en frente de la cámara haciendo nada, y con eso ha logrado viralizarse y superar los 23 millones de visualizaciones.

Quisiera describirles más sobre esta proeza, pero realmente no hay mucho qué contar. En la grabación vemos a Muhammad sentado en lo que parece ser su habitación, puesto que de fondo vemos un colchón y ciertos carteles en la pared. El joven dura 2 horas y 20 minutos viendo fijamente a la cámara, lo que suena fácil, pero siendo absolutamente sinceros, qué aguante de este videoblogger al que según lo que parece le funcionó la gracia.

Con respecto a su popularidad instantánea, afirma que se halla igualmente sorprendido que todos nosotros: “Para ser franco, no esperaba que fuera a triunfar. Yo solo deseaba hacer un vídeo entretenido para mis suscriptores”. Además de esto, Muhammad explica que en un comienzo su vídeo iba a durar 10 minutos, pero al final se animó y terminó haciéndolo por más tiempo.

Con lo que quizá esta anécdota te sirva de ejemplo para darte cuenta que no necesitas ser un genio de contenidos para divertir a la gente de internet, solo requieres una cámara y grabarte ciertas horas perdido en tus pensamientos, y despreocúpate por el hecho de que de seguro ligerísimamente mil personas va a ver tu creación.